Nuestra Historia

Temprana producción de algodón y textil en Nicaragua

El algodón ya estaba siendo utilizado como un material textil en Centroamérica cuando los españoles llegaron en el siglo XV. En 1548, unos 20 años después de su llegada a Nicaragua, el español impuso un impuesto a los pueblos indígenas que se pagaron en forma de textiles, entre otras cosas. Los historiadores hablan de la belleza de los tejidos indígenas, los pedazos de la que todavía existen.

Algodón se cultiva y se teje en Nicaragua hasta mediados del siglo XX. El tipo de planta que crece en América Central es un arbusto de 3-4 metros que produce pequeñas fibras que hacen de tela fina. Llamado Panilla (parrilla), es más laborioso para hacer girar que otras especies de algodón. Por lo general es de color blanco, pero a veces aparece en verde marrón, amarillo y la luz también.

La evidencia de las prácticas de morir prematuramente

Los arqueólogos han encontrado evidencias de textiles de  primeros algodones en toda América Latina. Algunas, como las tiras que se encuentran en las tumbas de América del Sur, están sin teñir. Otros fueron teñidos con todo tipo de cosas, desde las plantas hasta los depósitos e incluso caracoles, que los primeros artesanos exprimian por su color antes de devolverlos al mar.

No fue sino hasta el siglo 19 que los productos químicos se introducen en el cultivo del algodón y de los procesos de tintura. A los 500 años de edad de  tejidos y teñidos naturalmente, sin embargo los naturales han conservado su color mucho mejor que los tratados con medios artificiales.

Muchas muestras de estos primeros textiles se han conservado en Nicaragua. Dos piezas de añil teñido de más de 100 años de edad están en exhibición en un museo de Nindirí, y otro de la misma edad en Masaya que es el color de café. Algunas piezas más ceremoniales se han conservado en el pueblo de El Chile, hogar de los tejedores.

El Chile, una orgullosa historia de tejido

El Chile ha sido famoso por sus tejedores durante siglos. Históricamente, las mujeres que producen tejidos fueron llamados "Manteras." La tradición era tan fuerte en El Chile de que era una de las últimas comunidades que dejar de usar telas de andar por la casa después de la afluencia de prendas prefabricadas de Inglaterra comenzó en el siglo 20 .

Textiles nicaragüenses se caracterizan por su sencillez, en contraste con sus vecinos del norte de Guatemala, que tradicionalmente se utilizan colores brillantes y diseños florales. Según el ex ministro de Cultura Padre Ernesto Cardenal tejedores nicaragüenses también han empleado colores más brillantes en el pasado.

Libro de visitas

Entrada de Ernesto Cardenal's en el libro de visitas de los Telares en Enero de 1987

Prohibción por el regimen de Somoza

Las mujeres de El Chile siguió tejiendo hasta 1950, cuando el régimen de Somoza prohibió el cultivo, hilado y tejido de algodón y otras telas. La razón de esta prohibición es desconocido, aunque algunos especulan que fue hecho para reducir la competencia con las fábricas de algodón de propiedad de Somoza o de liberar mano de obra para los campos de los terratenientes vecinos. Otros creen que el movimiento fue hecho para debilitar la cultura y desmoralizar a la gente. Cualquiera sea la razón, el efecto fue un cese total de la nave durante más de tres décadas.

Reviviendo el tejido indigena- Historia de Marta

Cuando cayó el régimen de Somoza , el nuevo gobierno sandinista quería traer artesanías indígenas como tejer. Una mujer argentina que trabaja para Oxfam - Bélgica viajó a Nicaragua en 1984 para hacer precisamente eso . Se llamaba Marta Ruiz.

Marta viajó a la aldea de El Chile , por primera vez en los años 80 , en busca de personas que recordaban cómo tejer . A ella se unieron en su esfuerzo renacimiento por el padre Cardenal, que acababa de ser nombrado Ministro de Cultura por el nuevo gobierno .

Cuatro mujeres de edad en El Chile aún conocían el oficio, pero se mostraron reacios a utilizarlo por miedo. Por último , otra mujer se acercó diciendo que había observado a su abuela que lo hace y pensé que sabía cómo. Con la ayuda de esta mujer , Plácida Hernández , Marta y Padre Cardenal fueron capaces de entrenar a un grupo de mujeres jóvenes , en primer lugar con los telares de cintura tradicional y más tarde con telares de pedal importado de Europa. El gobierno les paga durante su formación , para que no se verían obligados de nuevo en los campos para alimentar a sus familias .

Continuando con la tradición

El trabajo dirigido por Marta desde 1985 - 1995 permitió que algunos 100 mujeres en El Chile de aprender a hilar y tejer algodón. Durante muchos años, Marta vivía en la comunidad hasta el año 2010 cuando comenzó a pasar parte del año en Europa. A día de hoy se le conoce como "Marta de El Chile."

A partir de ese grupo inicial de jóvenes adolescentes, Telares Nicaragua nació, y desde Telares algunos otros grupos de tejedores. La actividad que comenzó como un renacimiento cultural se ha convertido en un negocio productivo y auto suficiente.

Francisca, Virginia, Julia y Azucenca, miembros Telares que fueron entrenados por Marta en 1985, describen su trabajo: "En la actualidad somos un grupo de mujeres organizadas y técnicamente capacitado con experiencia en el diseño y montaje de todo tipo de productos. Creamos y dirigimos nuestra organización a nosotros mismos. "

Marta y el grupo